gototopgototop
Tools

Con vosotros esta

27 Junio
Valoración
(0 votos)

Convivencia Familiar 2014

¡VEN Y DÉJATE SORPRENDER!

 La Convivencia Familiar, que un año más hemos celebrado en la Casa de los Misioneros de la Esperanza, en Villaviciosa, del 27 al 29 de de junio, ha partido de la siguiente realidad:

1. El ser humano del siglo XXI difícilmente llega a sorprenderse, debido a la facilidad de medios de comunicación y al bombardeo constante de noticias y mensajes en tiempo real.

2. Estamos perdiendo la sensibilidad para el asombro y la sorpresa.

3. Si hay algo llamativo y que nos llene de plenitud en la experiencia de fe, es el asombro y la sorpresa que podemos vivir en todos los ámbitos de nuestra vida, cuando estamos atentos a la intervención de Dios en cualquier momento y situación.

Desde ahí, hemos hecho una propuesta clara: ¡Ven y déjate sorprender!

granjaescuela2014

 

La experiencia vivida ya ha sido toda una sorpresa, nunca mejor dicho, porque, cuando nos debatíamos entre “enterrar” la Convivencia por un tiempo, por falta de respuesta de la gente, el Señor nos sorprendió finalmente, convocando a cerca de cincuenta personas. Quienes asistían por primera vez nos aportaron ilusión, confianza y las palabras de Jesús a sus discípulos, en el evangelio de Marcos que escuchamos en la Convivencia de Cuaresma: Venid y descansad para después contar las maravillas que Dios ha hecho a través de vosotros. Esta Palabra podría resumir lo que hemos vivido durante ese fin de semana.

Comenzamos con una presentación muy original: en un cajón de sorpresas, pegamos palabras que respondían fundamentalmente a aquello que nos sorprende o los sentimientos que tenemos cuando algo nos sorprende. Seguidamente comenzamos un taller experimental de “Biodanza”, donde el juego, el baile y la música nos hicieron “una sola familia”.

Finalizamos el viernes con una cena compartida y la oración que Dios nos regaló, donde todos participamos con los regalos-frases que se habían preparado.

El sábado comenzó con el desayuno, la oración bellísima de la mañana y, como cada año, el senderismo hasta la presa del embalse, un lugar precioso. Por la tarde, dos talleres: uno de “Risoterapia”, donde muchos lo pasaron en grande, y otro  titulado “Preparación de tapas variadas”, que supuso una magnífica experiencia culinaria y comunitaria. Las tapas, en cantidad generosa, sirvieron para la cena y el tapeo del domingo. Terminamos  con la oración que nos ayudó a percibir cómo nos sorprende el Señor en los momentos más inesperados, que nos lleva a confiar en Él cuando creemos que somos “náufragos”; aprendimos un nuevo canto, que para muchos es casi un “himno”, “Deja a Dios actuar”.

El domingo celebramos la Eucaristía, en un clima festivo y alegre, donde pudimos compartir muchos detalles-sorpresas que el Señor había tenido con cada uno de nosotros durante el fin de semana.

Al final nos quedó, como ha de ser, la ilusión de volver el próximo año, porque Dios sigue apostando por esta experiencia, aunque a nosotros nos cueste, a veces, ver con claridad.

Gracias a todos los que han hecho posible esta Convivencia y han participado en ella y gracias también a quien nos mantiene y nos sorprende a diario, nuestro “tesoro antes escondido y ahora descubierto”, el Señor. 

Last modified on Miércoles, 16 de Septiembre de 2015 16:29